#ysilodejotodo

Septiembre, ¿y si lo dejo todo?

  • Publicado por

El clásico dilema posvacacional ya tiene vídeo

Mi prima Mª Elena dejó marido, hijos y una boyante farmacia en el Parque de las Avenidas por el amor loco de un guía de safaris en Kenia.

Un viejo amigo, director financiero, colgó el traje de Hugo Boss y ahora se pasea en chanclas y bermudas por un resort de bungalows que regenta en Essaouira.

Un colega creativo se hartó de redactar copys y montó una casa rural en Gamones de Sayago. Allí da reposo a los urbanitas mientras su mujer imparte cursos de cerámica.

Y todo sucedió en septiembre.

Déjalo todo por Mask Comunicación
DESTINOS PARADISÍACOS COMO ESTE INVITAN A DEJARLO TODO EN SEPTIEMBRE.

 

Son solo tres ejemplos y podría enumerar muchos más. Tú ahora estás pensando en otros casos de personas cercanas a ti, e incluso recuerdas con nostalgia aquella vez en la que estuviste a punto de……… (espacio reservado para fantasear con aquel tren que dejaste escapar. Ya sé que los puntos suspensivos son solo tres, pero esa fantasía tuya se prolongó muchísimo. Licencia creativa, my friend ;-).

Tal profusión de casos llevados a cabo y de trenes en vía muerta viene a probar que todos hemos pensado alguna vez en ese #ysilodejotodo

Es, por tanto, un insight universal. Pero se extiende aún más en este sector nuestro de la comunicación, publicidad y marketing, donde el estrés abunda y buscamos reconducir nuestro modo de vida hacia modelos más sencillos. Ese “¿Y si lo dejo todo?” es el punto de inflexión de muchas vidas.

campaña inbound marketing Mask Comunicación
IMAGEN DE LO QUE PARECE UNA CAMPAÑA CALLEJERA DE DEJACIÓN DE FUNCIONES Y RESPONSABILIDADES.

 

Del insight al inbound marketing

De un zasca te acabo de plantar tres anglicismos en una frase corta, pero tranquilo, que todo tiene su porqué. El rey SEO escruta nuestro blog y además hay términos que se entienden mejor así, en su idioma de origen. Dejémoslo estar, let it be.

Uno de estos términos marketinianos es el insight, ese deseo no resuelto que, en este caso concreto, gira en torno a dejarlo todo a comienzos de septiembre con motivo de la vuelta al trabajo. En Mask Comunicación decidimos tirar del hilo de esta reflexión para crear… algo.

Un contenido relevante. Una manera de conectar con el pensamiento latente en tu cerebrito. Una forma de dar la bienvenida tras las vacaciones a nuestro clientes, amigos… -¡a todo el mundo!-. Y sin más pretensión que la de interesar, conectar, sentir, recordar y compartir.

Si has visto el vídeo, verás que no vendemos nada. No te pedimos nada. Incluso te invitamos a salir de la sociedad de consumo. Deja abiertas mil incógnitas y es nuestra forma (rara) de volver de vacaciones. O de no volver jamás si lo llevamos a la práctica.

-¿Pero estos de Mask qué hacen?, ¿campañas o todo lo contrario?, ¿dónde está el ROI?, ¿y mi logo?, ¿cómo se monetiza esto?- dirá el tipo con tirantes y cajetilla de Ducados que aún persiste en muchas oficinas.

El inbound marketing es misterioso para quien persigue un beneficio inmediato. El contenido es el rey y si no interesa al público, no vale. Ese público que decide lo que quiere ver y huye si le atosigas con ofertas, formularios, panfletos y otras cosas que, en realidad, no anda buscando en ese momento

Un vídeo low-cost, como el que te presentamos es un ejemplo de cómo hacer marketing de contenidos. Infinidad de chavales lo practican a diario sin saberlo. Lo hacen parapetados bajo el móvil, sus ideas transgresoras y su legión de seguidores. Y no deja de ser un amplificado “boca a boca” que transmite su experiencia de cliente, ahora que el auge de la experiencia de cliente se destaca como una de las causas de “El doloroso declive de la industria publicitaria”, excelente artículo de Fernando Polo en Good Rebels.

#ysilodejotodo
PUEDES SOÑARLO O PUEDES HACERLO. ¡DÉJALO TODO YA!

 

¿Y si TODOS lo dejamos TODO?

Esta última reflexión es el epílogo de nuestro vídeo, pero no de nuestro plan de acción.

¿Y si TODOS lo dejamos TODO?” suena a proclama de una insólita campaña de dejación de funciones y responsabilidades. Es como pretender que todos nos pongamos de acuerdo en hacer algo a la vez… ¡en España!

Más allá de hacer la ola con la selección de fútbol en sus momentos más dulces, no se me ocurren más casuísticas.

¿Qué significa este cierre… o es un teaser?, ¿cuál es el siguiente paso?, ¿qué pasaría si TODOS lo dejamos TODO?, ¿se caería el sistema?, ¿seríamos más felices?

Seguro que tienes una batería de respuestas curiosas al respecto. Déjanos alguna en el apartado de comentarios y te invito a esa isla perdida donde nos iremos tú y yo tras dejarlo todo ;- )

Etiquetas:
/
/
/
/
/
/
/
/
/
/
Categorías:
Blog /
Creatividad /
Internet /
Marketing

Comentarios

  • rafael.lamarca@absideasesores.es 13 septiembre, 2017

    Más de una vez he pensado en comprar un finca que hay junto a mi casa de campo en el Valle de Liébana (Cantabria) y poner una pequeña fábrica artesanal de queso, yogourt, etc.. Vivir allí al ritmo que marca aquella tierra y fabricar algunos quesos con leche pura de vaca. Realmente creo que eso es VIVIR. Disfrutar del entorno, relacionarte respetuosamente con él y disfrutar de un ritmo relajado.
    Quizá me falte valor para hacerlo pero es mi sueño y lo quería compartir con vosotros.

    • Ignacio de Ulíbarri 13 septiembre, 2017

      Gracias Rafael, por compartir tus sueños con nosotros.
      Yo, soy realmente rápido aprendiendo, e intento apartar la mala leche de mi entorno, por si necesitas ayuda…

    • Álvaro Rodríguez 13 septiembre, 2017

      Rafa, si ese es tu sueño, te animamos a que vayas tras él. Ayer, conversando al hilo de esto con el amigo que montó una casa rural, me confesaba que ha recuperado el control sobre su vida y sus prioridades. ¡Déjalo todo… 1, 2, 3, ¡YA!

  • Juan luis Bernabé 14 septiembre, 2017

    ¿por qué el escenario idílico de nuestros sueños es siempre rural? ¿qué tiene la ciudad para generar tanto desapego?

¡Quiero Participar!

Gravatar