Estrategia de comunicación

Tener una estrategia coherente no es bueno…, es vital. Ahorra mucho tiempo, dinero y esfuerzo. Fin.

Este planteamiento tan conciso es fruto de nuestra experiencia apagando incendios. Actuar con diligencia sigue siendo nuestro cometido, pero siempre dentro de un marco estratégico.

Para definir este marco, lo primero que hacemos en Mask Comunicación es formularnos muchas, muchas preguntas:

¿Cómo es tu marca, producto o servicio? ¿Cuál es su posicionamiento? ¿Y su ventaja competitiva o USP? ¿Dónde está la competencia? ¿Y dónde el público objetivo? ¿A qué dedica el tiempo libre?

Últimamente no se lee otra cosa: el contenido es el Rey. ¿Y que es el contenido sin la comunicación?

Al responder mil preguntas con argumentos bien fundamentados (y con análisis), sentamos las bases de la estrategia. Y sobre esa base, construimos.

Construimos marca. Trabajamos para que esta avance en una sola dirección, con una personalidad única, con objetivos orientados a ventas y a branding.

Definimos las acciones, los canales offline y online, el timing. Creamos, desarrollamos, lanzamos y… finalmente, medimos y evaluamos la eficacia.

Todo ello constituye ese ente complejo denominado estrategia de comunicación.

Empieza bien, llámanos. O escribe si lo prefieres.

Atrás